15 nov. 2014

J't'emmène au vent

 Never been a great writer. Knowing glory comes through effort, I´ve always subordinated my luck to the desires of a whimsical muse that hides out my inmortality secret at a glass' bottom. However, realized early enough I´ve got nothing to offer to this wasps and bedbugs world but my naive curiosity and my outrageous literature. Therefore, if I find a shelter in this merchants hive, I believe trading with words would be the only way to shield it. Thus, selling my verbs and adding adjectives for free, I drew a journey out of written mercenary lies and vehement truths that not always found out how to remain.

One of those guileless truths makes me face again the blank page sadism tonight. Whether for purity or intensity, for selling it in advance or for honesty to my veins, I must carve it in this tiny nook so it will stay away from the relentless oblivion of a world made out of monotonous irrelevancies.



I was, as many of you, lost. Once you find out most important answers have a too high price, the only way to meet peace is running away looking for more affordable questions. Wandering around a banal dialogues and self-decried expectations skyline, I found her.

It´s kind of funny the arbitrariness luck uses to handle our desires because, as in most of the outstanding detections in a lifespan, she came up right across my path when sneaking through the way was the only one thing I was looking for.


It all started off following the regular parameters of a thousand-times-told story.

He meets her. She meets him.

Furtive gazes trigger an untatainable dormant spark, hidden underneath the armour, that flares up due to the proper blend of wild curiosity, inquisitives rubbings and spirits.


I didn´t need nothing but get warm, and she offered me nothing but heat, so I bought it. Two hearts 
meet up under a lonely dock's light and they promise each other they will burn strong enough that none of them will never have to worry about coldness again.



What firstly looked like a symbiotic agreement. germinated while willings emboldened and fears got undressed. The heat found a suitable scent to develop the perfect combustion, the pop of a flame where limits are set up by pulsations and the unfair's censorship tiranny becomes pointless.



My eyes begged with quiet screams for explanations to such and absurd reality and she had enough dreams and kisses to calm down my neurons. Thus you will understand why no rule mattered whether I hold her hips. I could care less about all the world's shame, lies and diseases if I woke up
beside her again.



To build up a home wasn´t such a big deal. The recidivist strokes and a indomitable eagerness were used as main foundations. Besides, we used the majestic rainforest and the solemn North Pacific orange sunsets to balance the lack of money. Forbidden pleasures and egregious promises riveted the last details of a shelter where, away from mediocres disbelieves, we watched the sky fall and swore each other we´ll let the heart take control back over the head.



And there, together, safe from their artificial traps, cuddling, we began to understand this world. We saw how the lack of answers can only be balanced by asking new questions, we learnt the most luxurious privileges are found underneath the clothes and we checked out the best of moving starts off once you step out of the designed path.



I showed her how rules made by anyone else are meaningless, if we said so. She taught me there will never be a reason worth enough to remove the warmest smile. Facing the ocean's horizon, using the stars as lonely witnesses, we decided no one but our indomitable souls would ever set our limits.



After almost one year.fortune's whim has turn into a need. Having her around is now a must. Not for survival or suitability, but for the incorrigible addiction to those delights that have been forsaken over normality's edge. It´s a matter of loyalty, to my heart, eyes and balls. At this point, all I can do is follow her beyond any border to bring her the storm, the waves and the wind that made us understand everything will be fine as long as we stay as happy and free as we were here. I have no idea  where are we going to end up, but that might be the best of it all.

13 oct. 2013

Tú cuerpo sí que es poesía

"Torpe, inteligente, impulsiva... y preciosa".

11 oct. 2013

Esta canción va dedicada

Gracias Mariano. Gracias Soraya. Gracias María Dolores. Gracias Cristóbal. Gracias Luis. Gracias José Ignacio. Gracias Ana. Gracias Fátima. Gracias Manuel. Gracias José Mari. Gracias Alberto. Gracias Esperanza. Gracias Alfredo. Gracias María Teresa. Gracias Leire. Gracias José Luis. Gracias Elena. Gracias Pepe. Gracias Carme. Gracias Celestino. Gracias Magdalena. Gracias Valeriano. Gracias Miguel. Gracias Ángeles. Gracias Pedro. Gracias María Antonia. Gracias Rodrigo. Gracias Javier. Gracias Ángel. Gracias Josep. Gracias Jaume. Gracias...

1 oct. 2013

Ikusi arte

De los días efímeros.
De las noches fugaces.
Del Atlántico, sus olas iracundas, sus crepúsculos sazonados con ron dulce y su azul eterno.
De la colmena, en cuyas esquinas aprendimos a pecar, camuflados entre las prisas de los otros insectos y las pretensiones irreverentes de los semáforos.
De los silencios voluntarios, amnesias tan deliberadas como vanas.
De cada una de las estrellas que me vio crecer y volver a cagarla.
De todos los sueños, mentiras y delirios que no me han dejado contar.
De los vicios que certifican eso de que la autodestrucción es la única forma de encontrar la libertad.
De todos los espectros que pretendieron desdibujarme.
De las palabras con las que vendí alma, cojones y ajenas sonrisas.
De las pasiones fugitivas.
De los besos furtivos.
De los placeres prohibidos que se convirtieron en mis adicciones favoritas.
De las historias con las manos que nos sabían a caramelo.
De los caprichosos ojalás.

Y del sol, de ese sol.

18 sept. 2013

Cerca del final, donde todo empieza

Por cada océano, una luna.
Por cada tormenta, un sol.
Por cada palabra, un verso.
Por cada beso, un color.
Por cada duda, una fuga.
Por cada sueño, un licor.
Por cada hostia, una anestesia.
Por cada sonrisa, un corazón.
Por cada boca, una partitura.
Por cada droga, un sabor.
Por cada psicosis, un cuento.
Por cada silencio, una canción.





4 sept. 2013

"Yo tampoco sé vivir; estoy improvisando"

Somos el tiempo que nos queda.
La vieja búsqueda, la nueva prueba.

26 ago. 2013

Trastornados




"La primera vez que la vi
todo en mi cabeza se quedó en calma.
Todos los tics, las imágenes recurrentes desaparecieron.
Cuando tienes Trastorno Obsesivo Compulsivo en realidad no tienes momentos calmados.
Incluso en la cama estoy pensando:
¿Cerré las puertas? Sí
¿Me lavé las manos? Sí
¿Cerré las puertas? Sí
¿Me lavé las manos? Sí
Pero cuando la vi, la única cosa en la que pude pensar fue en la curvatura de las comisuras de sus labios.
O la pestaña en su mejilla
La pestaña en su mejilla
La pestaña en su mejilla.
Sabía que debía hablar con ella;
la invité a salir seis veces en treinta segundos.
Ella dijo que sí después de la tercera,
pero ninguna de las veces que pregunté me quedé tranquilo así que tenía que seguir haciéndolo.
En nuestra primera cita,
pasé más tiempo organizando mi comida por colores de lo que pasé comiéndola o hablando con ella.
Pero le encantó.
Le encantaba que tuviera que besarla para despedirme 16 veces, o 24 si era miércoles.
Le encantaba que tardara una eternidad en caminar hasta casa porque había muchas grietas en nuestra acera.
Cuando nos mudamos juntos ella dijo que se sentía segura,
como si nadie nos fuera a robar porque había cerrado la puerta 18 veces.
Yo siempre veía su boca cuando hablaba
Cuando hablaba
Cuando hablaba
Cuando hablaba
Cuando hablaba;
Cuando me dijo que me amaba, su boca se curvaba hacia arriba por los bordes.
Por la noche ella se acostaba en la cama y me veía apagar todas las luces, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas.
Ella cerraba los ojos y se imaginaba que los días y las noches iban pasando delante de ella.
Algunas mañanas empezaba a besarla para despedirme y ella sólo se iba porque estaba haciéndola llegar tarde al trabajo.
Cuando me detenía en las grietas de la acera ella simplemente seguía caminando.
Cuando me decía que me amaba su boca era una línea recta.
Me dijo que estaba tomando mucho de su tiempo.
La semana pasada empezó a dormir en casa de su madre.
Me dijo que nunca debió dejarme apegarme tanto a ella; que todo fue un error,
pero, ¿Cómo podría ser un error que no tenga que lavarme las manos después de tocarla?
El amor no es un error y me está matando que ella pueda salirse de esto y yo no.
No puedo
No puedo salir y encontrar a alguien nuevo porque siempre pienso en ella.
Generalmente, cuando me obsesiono con algo, veo gérmenes correteando por mi piel.
Me veo a mí mismo siendo atropellado por una caravana de coches infinita.
Y ella fue la primera cosa hermosa en la que me he quedado atrapado.
Quiero despertar todas las mañanas pensando en la manera en la que maneja el volante.
Cómo mueve los grifos de la ducha como si estuviera abriendo una caja fuerte.
En cómo sopla las velas
cómo sopla las velas
cómo sopla las velas
cómo sopla las velas
cómo sopla...
Ahora sólo pienso en quién más la está besando.
No puedo respirar porque él sólo la besa una vez­
¡No importa si él es perfecto!
Quiero que vuelva tanto que
dejo la puerta abierta,
dejo las luces encendidas".